Júpiter

vs
MANRESA
JÚPITER
+info

Júpiter B

vs
JÚPITER B
PASTRANA
+info

Femenino

vs
JÚPITER
MATARÓ
+info

Falín y diez más

Muy de amistosos

El último domingo de noviembre el Júpiter jugó contra el Castellar el encuentro(lamentable, a la postre) de la decimotercera jornada de liga. Mis compañeros de fatigas planetarias, jupiteristas con muchos trienios de grada sol, estaban muy ilusionados ante la perspectiva de visitar por primera vez ese estadio. Nunca jamás el Júpiter se había enfrentado al Castellar en sus más de cien años de historia, me decían. Y yo hube de sacarles de su error al recordarles que, no hace tantos años, siendo ya Juanjo entrenador de los grisgranas, el equipo había disputado allí un encuentro amistoso. Saboreé con placer este pequeño tanto que me anoté a su costa ya que me es muy difícil aportarles nada nuevo en esto del fútbol territorial. Son auténticas enciclopedias con bufanda, mis compañeros de grada. Sabios de domingos al mediodía y, por eso mismo, da gusto presenciar los partidos a su vera.Se aprende de ellos una barbaridad.

Pero es que yo, en el terreno de los partidos de preparación, me defiendo. Porque soy muy de amistosos. Me gustan. Y muy del Júpiter.

Entonces me animé. Porque, también, el sopor del choque invitaba a la evasión. Les hablé del amistoso de los diecisiete espectadores, aquél que se jugó en la Verneda en febrero de 2010 contra el Premià de Dalt y que acabó con empate a tres. El resultado he tenido que buscarlo después porque, de ese partido, lo que recordamos los diecisiete que allí estuvimos es el frío que pasamos aquella noche, un frío polar al cual dudo que hubiera sobrevivido el mismísimo Shackleton. Un frío mucho más frío que el soportado en aquel encuentro contra la Penya Anguera jugado entresemana en el Nou Sardenya o en el legendario partido contra el Moldavia, en Badalona, que cerró el 2009. También les hablé de cuando vino el Sant Andreu, con motivo del centenario del club, y su afición nos cantó el cumpleaños feliz y del partido inaugural contra el Barberà Andalucía y del bochornoso amistoso en el cual el Terrassa acabó jugando, por propia voluntad, con nueve futbolistas en el Olímpic. Y de alguna que otra goleada que nos había endosado en casa el Badalona y de aquel célebre partido de Copa contra, atención, el Equipo Ja pitado por, atención, Paul Newman. Así un buen rato porque he ido a tantos amistosos que ni los recuerdo. En casa y fuera. Cerca y lejos de la Verneda. En verano y en invierno. De joven y peinando canas. Con el equipo en Tercera y con el equipo en las catacumbas de las categorías sin nombre del fútbol catalán. Tanto da.

Pero no fui a la Guineueta el pasado 28 de diciembre.

La desilusión, a día de hoy, es demasiado grande

Herodes